Buscar este blog

Loading...

viernes, 19 de febrero de 2010

¿Quienes participarón en la conquista de Córdoba?



La conquista de la ciudad de Cordoba alla por el año de 1236 se hunde en el misterio por muchas causas:
¿ Como fue posible la toma de la ciudad en una época tan temprana, teniendo en cuenta que se trataba de la urbe por excelencia?
¿Como fue posible que unos pocos de hombres pusieran contra las cuerdas a la joya del califato?
¿Siempre hemos oido hablar de Colodro , Baños y Muñoz, pero quienes mas participaron en la toma de la ciudad?
Todas las crónicas y epopeyas antiguas nos hablan mas o menos de los mismos acontecimientos, una traición, un grupo de hombres intrépidos y la ayuda de un rey, nos transcriben una gran hazaña que les hizo "valer mas" a unos hombres que a partir de esta gesta cambiarían su vida de una manera sobrecogedora... y también su poder y riquezas.
Córdoba represento no solo en el periodo Árabe, sino también en el romano a la ciudad por excelencia, a la “urbe”. Durante muchas generaciones los cordobeses de antaño supieron transmitir a los ojos foráneos una visión esplendorosa del solar que habitaban.
Hasta hace muy poco tiempo se atribuyo al periodo Califal el principal protagonismo, aunque a raíz de los nuevos descubrimientos arqueológicos en nuestra ciudad, referentes al mundo antiguo, la época romana, por las dimensiones de estos nuevos hallazgos se esta acercando en importancia a la Córdoba de la media luna. Pero no es esta la exposición que deseo abordar en este articulo, mas adelante sin duda analizare las claves de estos descubrimientos , hoy quiero hablar de la reconquista de la ciudad de Córdoba, de cómo los cristianos arrebataron en el año de 1236 a los musulmanes la joya de la península, la capital del Califato.

Todos conocemos en parte como tras un periodo de decadencia, los cristianos fueron tomando fuerza; desde sus núcleos norteños , progresivamente fueron bajando hacia el sur a base de batallas, asaltos y conquistas de plazas y castillos, es por eso por lo que muchas villas de España llevan tras su nombre el apelativo “de la frontera”, como Aguilar de la frontera, Arcos de la Frontera, Jerez de la frontera, Jimena de la frontera ...etc, pues indicaban que en un momento determinado allí estuvo el limite con el Islam.

Andábamos por el año de 1236, siglo XIII, cuando una serie de acontecimientos hicieron posible que el antiguo vergel bético pasara definitivamente al Rey de Castilla. Algunos almogavares y adalides llegados de Andújar , conocieron a través de algunos moros traidores, la desidia defensiva en la que se encontraba una parte de la villa, la denominada como Ajarquia . Es necesario recordar que la fecha en que nos encontramos es aun muy temprana, pues la mayoría de las ciudades y villas de Andalucía permanecían aun en manos árabes, y Córdoba era y había sido demasiado fuerte como para proyectar un plan de conquista, recordar que Granada no se conquisto hasta 1492 , mas de 200 años después. En una cerrada y húmeda noche las escalas se lanzaron sobre las deterioradas murallas de esta parte de Córdoba, Domingo Muñoz, arengó a los presentes y encomendó su alma a Dios antes de comenzar a escalar. Benito de Baños y otros habían conseguido subir a una torre ataviados a la usanza mora. La guardia estaba adormecida, era inconcebible una empresa de tal dimensión por parte de los cristianos. Benito y Alvar Colodro, por ser profesionales de la frontera se dirigieron en lengua Arabe a la guardia que los habían visto, explicaron eran jefes de inspección, y con el aturdimiento de esta procedieron fulminantemente, sin dilación alguna, en un gesto de fiereza propia de la época, a cercenar gargantas de los infieles, algunos árabes consiguieron huir despavoridos.

La escena debió ser grotesca, conmovedora, la sangre apareció por doquier, emanada de las arterias y venas de los tajos dados por los cristianos, caliente plasma que incluso resultaría agradable al entrar en contacto con la fría piel de los atacantes, habida cuenta de la gelidez de la noche, y su olor espeso y penetrante enmascararía el fétido hedor de aquella parte de la ciudad donde se acumulaban los pozos ciegos, la basura acumulada de los vecinos, además de las inmundicias del ganado domestico.

Este grupo de fanáticos cristianos, durante toda la noche continuo conquistando varas y varas del adarve de las murallas, hasta llegar a la puerta de Martos , donde habían quedado con Pedro Tafur para abrirle la puerta al resto de la tropa y a los caballos.
Los mahometanos que se habían refugiado temerosos en la otra parte principal de la ciudad, denominada como Madina, comenzaron a organizar la defensa, y los cristianos solicitaron mandando emisarios la ayuda de Ordoño Alvarez y del Rey Fernando III que se encontraba en Benavente. El monarca quedo perplejo ante la misiva que le trajo el jinete, ¿cómo podía ser posible que el sueño de sus antepasados y el suyo propio se pudiera estar cumpliendo?. En tan solo 12 días, a caballo marcho con sus ejércitos a la anhelada Córdoba, algunos corceles sufrieron los avatares de tan veloz viaje, pero la gesta bien lo merecía.
Cuando llego a la ciudad decidió cortar el abastecimiento que tenían los árabes a través del puente antiguo. Paso el río con sus tropas por el puente de Alcolea, para acampar en la entrada del puente Mayor.
El emir cordobés intento que le ayudasen desde otras ciudades limítrofes pero la trama desarrollada por Lorenzo Suárez, un mercenario cristiano que estaba en las filas musulmanas por desavenencias con el Rey, gracias a su ingenio aparento que las tropas asediantes de Córdoba eran muy numerosas cuando en realidad no lo eran. Ante Ello se desmorono todo intento de ayuda.
Unos meses después , tras muchas confabulaciones, la ciudad capitulaba. Mientras los musulmanes cordobeses se marchaban cayéndose de hambre a catervas, su príncipe Abu Hassen entrego al rey Castellano las llaves de la ciudad. Fernando ordeno que la enseña de la cruz precediese a la real y que fueran puestas en la muy alta torre de la Mezquita, para goce de la cristiandad y desconsuelo del Islam.Córdoba había caído.
Que sugestivo resulta imaginar aquellos momentos cuando los cristianos entraron en el recinto fortificado y admirados pudieron ver sus jardines y palacios, sus edificios , sus templos, en definitiva aquellas descripciones tan narradas por los trovadores y que ahora se encontraban a merced de los conquistadores.
Dentro del templo se encontraban almacenadas las campanas de Santiago, años atrás Almanzor las hizo traer desde Santiago hasta Córdoba a hombros de Cristianos, era justo ahora hacer lo contrario , así se hizo.
Así fue como el solar de Córdoba cambio de propietario , así fue como comenzó a desarrollarse una población que es nuestro autentico origen, a partir de este momento seria necesario repoblar esta ciudad con colonos que la sacaran adelante, en ellos debemos buscar nuestro origen biológico , serian ellos nuestros primigenios ascendientes y de los que procedemos.

Esta es una narración decorada de lo que pudo ser la toma de la ciudad antaño uno de los nucleos ibericos de mas importacia, capital e la Bética, y capital del califato.

Una ciudad demasiado importante para ser tomada por una pequeña hueste de adelantados de la frontera, una ciudad demasiado importante para flaquear en la vigilancia de sus murallas habida cuenta de la cercania de las razzias cristianas.

A partir de este momento la mayoria de los participantes adquirirán prebendas y privilegios que transmitiran a sus descendientes, compondrán dinastías que en muchos casos aun perduran y formaran la nueva nobleza andaluza.

Conquistadores que participaron en la toma de Cordoba en el 23 de diciembre de 1235 o en el 23 de enero del año de 1236

Nunca he localizado documento alguno en el que se relacionen los participantes en la toma de la ciudad, es por ello por lo que la información que se relaciona a continuación es inedita y extraída de multitud de fuentes consultadas.

Se reunen en Andujar :
Martín Ruiz de Argote( era Navarro, coloco el pendon en una torre cercana a San Nicolas de la Ajarquia).
Domingo Muñoz ( era adalid, esto es maestro de campo, que se habia quedado en defensa de Andujar, era de Brihuega provincia de Segovia, se enterró en la Iglesia Mayor de Córdoba, de ellos descienden mucha nobleza andaluza).
Diego Martinez el adalid.
Pedro Ruiz Tafur.
Alvaro Colodro ( era capitan de la gente de a caballo, natural de Cobeña provincia de de Toledo, era almogavar).
Benito de Baños( era capitan de la gente de acaballo, era de Baños provincia de Jaen, era almogavar).
Pedro Muñiz de Godoy.

Deciden asaltar uno de los arrabales de Cordoba.

Alvar Perez de Castro Leoviscon ( estaba en Martos provincia de Jaen).
Pedro Ruiz, hermano de Alvar Perez de Castro.
Pero Martinez, tambien hermano de los anteriores( segun Pedro Escavia).
Martin Fernandez Arciniega, abrio la puerta de Martos, era vasco, le otorgaron el apellido “Martos” por ese hecho.
D. Ponce ( cronica general de España).
Ordoño Alvarez, un caballero leones.
Carcamo.
Juan de Cea, tuvo repartimiento en el barrio de la Catedral
Fernan Diañez.
Alonso Tellez de Meneses, traia las tropas leonesas ( a partir de la conquista se quedo como poblador).
Nuño.
Hernando.
Escalante.
Fernan Nuñez de Temez

Otros participantes:
D.Juan Muñiz de Godoy, comendador de Estremera, despues de la conquista de Cordoba fue Comendador Mayor de Leon y caso con Doña Ines Alfonso Carrillo.
D. Diego Alfonso Carrillo, hermano de la anterior.
Martin Sanchez de Angulo, que caso con Doña Maria Freire de Andrade.
D. Diego Fernan de Aguayo, acompañado de su hijo Rui Gutierrez, el padre era patrono de la iglesia de Santa Olalla, arzobispado de Burgos, donde estaba enterrado D. Pelayo, de cuyo cargo vinieron tomando posesion desde Cordoba hasta 1562, que lo abandonaron. Ambos participaron en la conquista de  de Baeza, Ubeda y en la de Ecija, en esta ultima fue el primero que subio a la torre llevando el pendon real y gritando " Ecija por el Rey D. Fernando".
Sebastian Gutierrez de los Rios, rico hombre de Castilla, en 1248 muere en Sevilla luchando contra los moros.
Gil Gomez de Sousa, natural de Portugal, Comendador Mayor de Leon, le dio el rey casa de repartimiento en el Alcazar Viejo.
Alvar Perez de Castro.
Vicente Guerra (caño de Venceguerra).
Martin de Argote y su hermano Miguel( defendio la Torrecilla de los Argotes).
D. Fernando Ruiz Cabeza de Vaca.
D. Pedro Lopez Voya.
Martin Gonzales de Monitos.Sancho Lopez de Allos.
D. Juan Arias Mejico.
Pedro Ruiz conocido por los moros como" Alastae"
D. Pedro Venegas
Ramon de Hoces

Con el Rey desde Benavente llegaron según la cronica general:
Fernan Ruiz Cabeza de Vaca.
D.Diego Lopez de Vaya.
Martin Gonzales de Maxalos.
Sancho Lopez de Aello.
D. Juan Arias Mexias.
Gonzal Yañez.
Pedro Gonzales Mengo

Obispos:
Don Juan obispo de Osma.
Don Domingo obispo de Baeza.
Don Gonzalo obispo de Cuenca.
Don Adan obispo de Plasencia.
Don Sancho obispo de Cordoba
Don Sancho obispo de Coria
Don Esteban, obispo de Tuy.
Frailes de la Orden de Santo Domingo de Guzman.
Maestres de Calatrava y Santiago
El Maestre de Alcantara que trajo 2000 peones y 600 caballos.

Guarniciones primeras en llegar en apoyo:
El rey llega unos dicen con 110 caballeros y otros con 30, se les van uniendo por el camino.
Guarnicion de Martos
Obispos de Baeza y Cuenca.
El 7 de febrero llego el monarca.
Guarnicion de Salamanca.
Guarnicion de Plasencia.
Guarniciones de Toro y Zamora.
A principios de Abril la milicia de Castilla, Leon y Galicia.
En julio la de Segovia.
Desde Ubeda vinieron unos 100 soldados.
Guarnicion de Escañuela

Existen en la ciudad de Cordoba muchas puertas de entrada a la misma con el nombre de las guarniciones que entraron por ellas:
Puerta de Plasencia ( población cacereña).
Puerta de Gallegos.
Puerta de Martos.
Puerta de Baeza.
Puerta de Andujar.

Segun la Wikipedia:
En 1235 comenzó a hacerse los preparativos para la conquista de la ciudad de Córdoba, pues varios caballeros de Andújar capturaron un grupo de musulmanes, quienes les informaron de que las murallas de la ciudad de Córdoba no se hallaban bien vigiladas y de que sería fácil apoderarse de la ciudad y de la Axerquía por sorpresa. Por ello, los habitantes de Andújar comunicaron su plan a Álvaro Pérez de Castro, que se encontraba en Martos, al tiempo que los soldados cristianos decididos a apoderarse de Córdoba, aprovechando una noche oscura y de mal tiempo, probablemente a finales de diciembre de 1235, situaron sus escalas al pie de las murallas de Córdoba y eligieron de entre ellos a los que mejor hablaban árabe y los vistieron como musulmanes, y de ese modo consiguieron apoderarse, sin alertar a los cordobeses, de las torres que había hasta la Puerta de Martos y, al amanecer, los cristianos eran ya dueños de las torres, del muro y de la puerta de Martos, que abrieron a fin de dar paso a la caballería cristiana, que aguardaba fuera de la ciudad, lo que provocó la huida de la población musulmana de la Axerquía, que intentó refugiarse en la zona de la villa, al tiempo que los cristianos, en espera de refuerzos, comenzaron a atrincherarse, pues su inferioridad numérica era patente. Además enviaron mensajeros a Álvaro Pérez de Castro, que se hallaba en Martos, y otro a Fernando III de Castilla.23
El primer socorro recibido por los cristianos que intentaban apoderarse de Córdoba fue el proporcionado por un mesnadero del rey, llamado Ordoño Álvarez, al tiempo que Álvaro Pérez de Castro acudía junto con sus tropas. Por su parte, el obispo de Baeza, Fray Domingo de Baeza, se éncaminó hacia Córdoba con sus tropas, y el obispo de Cuenca hizo lo propio con su mesnada. El 7 de febrero de 1236 llegó a Córdoba Fernando III, que había tenido noticias de lo que acontecía en Córdoba mientras se hallaba en el municipio zamorano de Benavente y, rápidamente, se puso en marcha hacia Córdoba con los caballeros que le acompañaban, al tiempo que cursaba órdenes para que los magnates, concejos, prelados y maestres de las Órdenes Militares reuniesen sus huestes y se dirigiesen a Córdoba, a fin de socorrer a los cristianos que se hallaban sitiados en la Axerquía.24
Finalmente, después de un asedio de varios meses y perdidas las esperanzas de recibir ayuda, los cordobeses rindieron la ciudad a Fernando III de Castilla, con la condición de respetar las vidas de sus habitantes, que no deberían ser atacados mientras abandonaban el territorio. Las tropas de Fernando III hicieron su entrada en la ciudad de Córdoba el 29 de junio de 1236 y, mientras tanto, se enviaron mensajeros por todo el reino de Castilla a fin de que acudiesen cristianos para repoblar la ciudad, pero, según relatan las crónicas de la época:25
...que luego las gentes, oydo el pregón desta çibdad, de todas las partes d´España pobladores a morar e poblar, e corrieron allí, así commo dize la estoria, commo a bodas de rrey. E tantos eran los que viníen que fallesçieron casas a los pobladores e non pobladores, ca más eran los moradores que non las casas…E la çibdat de Córdoua afortalada de moradores e de omnes de armas e puesta en rrecabdo de cómo se mantouiese, el rrey don Ferrando tornóse bienandante e onrrado a Toledo.
Desde que la ciudad de Córdoba fue conquistada numerosas localidades fueron conquistadas por los castellanos, mientras que otras les abrieron sus puertas, al tiempo que los cristianos organizaban expediciones de saqueo y devastación en la Andalucía musulmana.26













4 comentarios:

Anónimo dijo...

Esa conquista no se la cree nadie. La cristiandad europea ni se entero de ese hecho tan importante. Córdoba, como Constantinopla o Bagdad, bien merecía la atención de los historiadores si hubiera sido tomada por las armas. ¿No seria que harta de los moros se paso al bando hispano?.

José Manuel Molina dijo...

La conquista de Córdoba esta bien recogida en cronicas y relatos historicos, esa teoria que argumentas tambien se esta poniendo de moda en lo que fue la conquista y entrada de los Arabes en la peninsula, es decir tratar de explicar los hechos como una asimilacion cultural, lo que permitiria no hablar de conquista o toma por las armas. Ello supondria por ejemplo que la poblacion del sur acepto la cultura del Islam por las buenas y si esto es asi no hubiera habido un quebrantamiento de fronteras......lo cual cambiaria la historia.

Anónimo dijo...

Buenas tardes. Mi nombre es Beatriz Pedrosa y escribo desde Valencia. Estoy realizando un trabajo de investigación. Buscando información en Internet acerca de datos referentes a la conquista de Córdoba -más concretamente acerca de los participantes en la misma- he "tropezado" con su blog y con este magnifico artículo.En él aparecen un par de informaciones que me resultan muy interesantes y que podrían resultar de mucha utilidad para mi trabajo. Me encantaría poder comentarlas con usted, si a usted no le importa y es tan amable de intercambiar su información. Puede contactar conmigo en el siguiente correo: pedrosa.casa@gmail.com
Le agradezco de antemano su atención y le envío un cordial saludo
Beatriz Pedrosa

José Manuel Molina dijo...

Beatriz me pongo en contacto contigo a traves del correo.