Buscar este blog

Loading...

lunes, 1 de marzo de 2010

La conquista de Córdoba


Córdoba represento no solo en el periodo Arabe, sino también en el romano a la ciudad por excelencia, a la “urbe”.Durante muchas generaciones los cordobeses de antaño supieron transmitir a los ojos foráneos una visión esplendorosa del solar que habitaban.
Hasta hace muy poco tiempo se atribuyo al periodo Califal el principal protagonismo, aunque a raíz de los nuevos descubrimientos arqueológicos en nuestra ciudad, referentes al mundo antiguo, la época romana, por las dimensiones de estos nuevos hallazgos se esta acercando en importancia a la Córdoba de la media luna. Pero no es esta la exposición que deseo abordar en este articulo, mas adelante sin duda analizare las claves de estos descubrimientos , hoy quiero hablar de la reconquista de la ciudad de Córdoba, de cómo los cristianos arrebataron en el año de 1236 a los musulmanes la joya de la península, la capital del Califato.

Todos conocemos en parte como tras un periodo de decadencia, los cristianos fueron tomando fuerza; desde sus núcleos norteños , progresivamente fueron bajando hacia el sur a base de batallas, asaltos y conquistas de plazas y castillos, es por eso por lo que muchas villas de España llevan tras su nombre el apelativo “de la frontera”, como Aguilar de la frontera, Arcos de la Frontera, Jerez de la frontera, Jimena de la frontera ...etc, pues indicaban que en un momento determinado allí estuvo el limite con el Islam.
Andábamos por el año de 1236, siglo XIII, cuando una serie de acontecimientos hicieron posible que el antiguo vergel betico pasara definitivamente al Rey de Castilla. Algunos almogavares y adalides llegados de Andújar1, conocieron a través de algunos moros2 traidores, la desidia defensiva en la que se encontraba una parte de la villa, la denominada como Ajarquia3. Es necesario recordar que la fecha en que nos encontramos es aun muy temprana, pues la mayoría de las ciudades y villas de Andalucía permanecían aun en manos Arabes, y Córdoba era y había sido demasiado fuerte como para proyectar un plan de conquista, recordar que Granada no se conquisto hasta 1492 , mas de 200 años después.
En una cerrada y húmeda noche las escalas se lanzaron sobre las deterioradas murallas de esta parte de Córdoba, Domingo Muñoz, arengo a los presentes y encomendó su alma a Dios antes de comenzar a escalar. Benito de Baños y otros habían conseguido subir a una torre ataviados a la usanza mora. La guardia estaba adormecida, era inconcebible una empresa de tal dimensión por parte de los cristianos. Benito y Alvar Colodro4, por ser profesionales de la frontera se dirigieron en lengua Arabe a la guardia que los habían visto, explicaron eran jefes de inspección, y con el aturdimiento de esta procedieron fulminantemente, sin dilación alguna, en un gesto de fiereza propia de la época, a cercenar gargantas de los infieles, algunos arabes consiguieron huir despavoridos.
La escena debió ser grotesca, conmovedora, la sangre apareció por doquier, emanada de las arterias y venas de los tajos dados por los cristianos, caliente plasma que incluso resultaría agradable al entrar en contacto con la fría piel de los atacantes, habida cuenta de la gelidez de la noche, y su olor espeso y penetrante enmascararía el fétido hedor de aquella parte de la ciudad donde se acumulaban los pozos ciegos, la basura acumulada de los vecinos, además de las inmundicias del ganado domestico.

Este grupo de fanáticos cristianos, durante toda la noche continuo conquistando varas y varas del adarve de las murallas, hasta llegar a la puerta de Martos5, donde habían quedado con Pedro Tafur para abrirle la puerta al resto de la tropa y a los caballos.
Los Mahometanos que se habían refugiado temerosos en la otra parte principal de la ciudad, denominada como Madina, comenzaron a organizar la defensa, y los cristianos solicitaron mandando emisarios la ayuda de Ordoño Alvarez y del Rey Fernando III que se encontraba en Benavente. El monarca quedo perplejo ante la misiva que le trajo el jinete, ¿cómo podía ser posible que el sueño de sus antepasados y el suyo propio se pudiera estar cumpliendo?. En tan solo 12 días, a caballo marcho con sus ejércitos a la anhelada Córdoba, algunos corceles sufrieron los avatares de tan veloz viaje, pero la gesta bien lo merecía.
Cuando llego a la ciudad decidió cortar el abastecimiento que tenían los arabes a través del puente antiguo. Paso el río con sus tropas por el puente de Alcolea, para acampar en la entrada del puente Mayor.
El emir cordobés intento que le ayudasen desde otras ciudades limítrofes pero la trama desarrollada por Lorenzo Suarez, un mercenario cristiano que estaba en las filas musulmanas por desavenencias con el Rey, gracias a su ingenio aparento que las tropas asediantes de Córdoba eran muy numerosas cuando en realidad no lo eran. Ante Ello se desmorono todo intento de ayuda.

Unos meses después , tras muchas confabulaciones, la ciudad capitulaba. Mientras los musulmanes cordobeses se marchaban cayéndose de hambre a catervas, su príncipe Abu Hassen entrego al rey Castellano las llaves de la ciudad. Fernando ordeno que la enseña de la cruz precediese a la real y que fueran puestas en la muy alta torre de la Mezquita, para goce de la cristiandad y desconsuelo del Islam.Córdoba había caido.
Que sugestivo resulta imaginar aquellos momentos cuando los cristianos entraron en el recinto fortificado y admirados pudieron ver sus jardines y palacios, sus edificios , sus templos, en definitiva aquellas descripciones tan narradas por los trovadores y que ahora se encontraban a merced de los conquistadores.
Dentro del templo se encontraban almacenadas las campanas de Santiago , años atrás Almanzor las hizo traer desde Santiago hasta Córdoba a hombros de Cristianos, era justo ahora hacer lo contrario , así se hizo.
Así fue como el solar de Córdoba cambio de propietario , así fue como comenzó a desarrollarse una población que es nuestro autentico origen, a partir de este momento seria necesario repoblar esta ciudad con colonos que la sacaran adelante, en ellos debemos buscar nuestro origen biológico , serian ellos nuestros primigenios ascendientes y de los que procedemos.

No hay comentarios: